28.12.06

El consultorio de Felipe: Mauro estafado


Hola Felipe, te escribo para exponerte mi caso: El otro día fui al dentista por una molestia en una muela de las del fondo. El palomo me sentó en el sillón, encendió el foco y sacó la linternilla, según me iba haciendo el reconocimiento veía sus ojos girar en espiral en sus órbitas y hacer el sonidito de las antiguas máquinas registradoras: tkkkkkkking!, tkkkkkkking!
Total, que después de media hora de valoración, el notas me pasa sus conclusiones, necesito urgentemente empastes en 3 de cada 4 piezas y varias extracciones; la broma se pone en más de 3000 euros con limpieza de boca gratis. Y mi duda es ¿debo quemarle el chiringuito estando él en su interior o quizás sea mejor un festivo?
Por si las moscas y entre tanto, me he apuntado a este simpático grupo que sabe aprovechar sus dolores bucales, llevarlo con dignidad y salir a la calle para no sufrirlo en silencio nunca más.
Espero tu sabia respuesta.
Atentamente, Mauro Martínez.

Amigo Mauro, ya lo decía Jorge, y Jorge nunca miente: "Abriré las jaulas, mataré a mi dentista"; así que ya sabes, sin piedad y directo a la nuca. Y no te preocupes, el instante del débito es una cosa absolutamente baladí.