1.10.08

Después de las bombas la paz!!

miércoles 1 de octubre de 2008

SALMOREJO: La fórmula magistral!!





Bueno, en vista de la presión popular (Desde el año pasado en Vallekas)y justo ahora que se acaba la temporada buena para su consumo, voy a dejar aquí mi particular versión del Salmorejo, ese platillo andaluz que tanto ha aportado a la gastronomía veraniega y del que existen distintas versiones y nombres,(La Porra Antequerana es igualita que el salmorejo tradicional de Fernán Núñez, por mucho que les duela a los malagueños)
El salmorejo de Fernán Nuñez es blanco, con pocos ingredientes y muy suave, el que yo hago en Granada es rojo y con muchas polladitas como no podía ser menos. Aquí no dispongo del afamado pan de cantos cordobés, así que nos apañamos con una barra de pan de Alfacar, que también da el pego.

INGREDIENTES (Para una morterá de gente)



-1 kilo de tomates rojos(Los que yo voy a usar son de nuestro propio Huerto del Meñique,todo un lujo)
-1 pimiento rojo grande.
-Una barra de pan duro(Si está blando tampoco pasa nada)
-Dos dientes de ajo.
-Aceite de olivan virgen extra(casi un vasito)
-Pimentón dulce en polvo, tres cucharaditas.
-Sal.
-Vinagre de Módena.
-Vinagre normal de vino.
-Dos huevos duros.
-Una batidora potente( importante triturar poco a poco y dejar descansar la máquina, el pan es mejor picarlo un poco antes de echarlo para facilitar el proceso y no se nos queme el motor, que ya nos conocemos...)


Empezamos quitando los rabitos y las partes feas a los tomates(No hay que pelarlos ni quitarles las pepitas). Al pimiento le quitamos las pepitas y el rabo. Lo echamos todo a la batidora junto con el aceite hasta que se triture todo.



Luego añadimos los trozos de pan, el ajo y el pimentón dulce hasta que poco a poco conseguimos una pasta triturada y espesa, que sea capaz de sostener la cuchara de madera como mínimo.



Mientras tanto no se nos olvide de tomarnos una cervecita Alhambra fresquita. ¡Qué rica está!


Ahora viene lo importante, que es ir añadiendo la sal y los dos tipos de vinagre(Normal y de Módena) hasta conseguir el equilibrio de sabor adecuado, con el punto ácido del vinagre normal y el dulce del de Módena. Si os apetece también se le puede echar más ajo.


En este punto ya podemos pasar el salmorejo desde la jarra de la batidora al recipiente definitivo, que en este caso es una lejítima fuente de cerámica granaína de Fajalauza.

Este proceso es lo que ahora se llama emplatar. O sea que picamos finito unas lonchas de jamón serrano, y los huevos duros los picamos también, separando por un lado lo blanco y por otro lo amarillo. Podemos picar además unas aceitunas negras sin hueso. La parte blanca del huevo, el jamón y las aceitunas lo incorporamos a la masa del salmorejo mezclándolo con un tenedor.



Pa decorar el plato y hacerlo presentable en sociedad ponemos por encimala parte amarilla del huevo que ya hemos triturado, con un poco de pimentón dulce pasado por el colador y un buen chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Ya sólo nos queda poner el salmorejo en la mesa y disfrutarlo en buena compañía, como hago yo mismo en la foto. Ya os digo que lo importante de un salmorejo es que cada persona le busque y encuentre el punto que más le guste, poniendo más o menos vinagre, pan, ajo, etc...
Desde este humilde blog yo rindo un sentido homenaje al humilde y noble salmorejo, que ha alimentado a los jornaleros andaluces desde tiempos ancestrales y ahora hace las delicias de los guiris por esos restaurantes de postín.
Espero que os guste!!!

15 comentarios:

Winchester dijo...

VIVA CÓRDOBA!!!!
El mío es igual, pero sin pimiento y sin pimentón. Y yo pelo los tomates, aunque con lo coñazo que es hacerlo, ya no pienso pelar ni uno. Y yo le bato un huevo duro camuflado....
Qué rico, me está apeteciendo...
(por cierto, ¿has probado sustituír los tomates por remolacha? es mucho también ese plato...)

El bute dijo...

¿¿Tomates por remolacha?? eso habrá que probarlo. Prometo hacerlo!!

Winchester dijo...

y prometes limpiar la tabla antes de cortar el jamón???

Winchester dijo...

Por cierto, qué finamente agarras la cerveza en la foto de los rabanitos (no has dicho para qué los usaste)... cómo se nota que emigraste a la ciudad...

El bute dijo...

Lo de la tabla es verdad, ese tipo de cosas Arguiñano las resuelve muy bien, siempre lo tiene todo limpito. Lo de los rabanitos es que a veces se los pongo al salmorejo (al gazpacho siempre, le dan un toquecito muy simpático)pero en este salmorejo en concreto como ya le sabía el vinagre pasé de ponerle algo que lo hiciera demasiado fuerte de sabor.

El bute dijo...

Claro, lo de los deditos es que yo debo tener sangre de marquesa o algo, porque siempre se me queda el dedo meñique de punta al coger el vaso.

javierre dijo...

Mierda, bute. En el salmorejo del encuentro se nos olvidó lo de la cerámica de fajalauza... Triunfaste igual sirviéndolo en vasos de plástico, pero en cerámica habría sido lo másssss.

Estoy leyendo el post a las 8:40 de la mañana y me está entrando hambre, tron.

koko dijo...

ya tambien me desayunaba una tostá de salmorejo!!

Jose Luis dijo...

Eh!!! que recuerdos en Vallekas el año pasado. muy rico lo recuerdo, de veras.
Saludos

TARRIÑOMAN dijo...

AL FIN DESVELASTE TU SECRETO MÁS PRECIADO!!!!! AHORA TODOS PODEMOS SER EL BUTE!!!!

dvd- dijo...

Ahí te equivocas ser de las alturas!!! ni en mil años podrémos tener el dedito mirando a la meca mientras alzamos nuestro vaso con tal elegancia!!!

Juanfran dijo...

Lo del dedito es porque es un extraterrestre. Como en la serie aquella de los 60, Los invasores, que vivian camuflados entre los humanos y solo se les reconocía por el dedo meñique tieso.

dvd- dijo...

y por la terrrible aversión a levantarse antes de las 11 de la madrugada!!!

El Juan Pérez dijo...

El año que viene, encuentro interplanetario de arguiñanos organizado por el Bute.

Anónimo dijo...

las 11 de la madrugada, jajajaja