28.7.08

ADOLF de Osamu Tezuka: Una lectura más que recomendable.

Si habías pensado que ya no hay historias que contar sobre la 2ª Guerra Mundial y que ya todo es una repetición sobre el heroismo militarista de los americanos o sobre la santidad y el martirio del pueblo judío, deberías leer ADOLF.

No dejaba de verlo en la estantería de la biblioteca, en la sección de Manga, y me decía: "Manga y Nazis. Rollo seguro", hasta que vino César Cretín Komander y me lo recomendó. "Es una visión de la Guerra mundial desde el punto de vista japonés bastante curiosa"

Pues, Joder!, es mucho más que eso. Es un pedazo de obra de las que engrandecen el cómic.

ADOLF es un thriller lleno de tramas, de aventuras, también de amores y desamores, con un toque folletinesco que sabe mantener la tensión a lo largo de sus más de mil páginas. El autor, Osamu Tezuka, narra con maestría lo claustrofóbico de la vida en los regímenes autoritaristas, la presencia casi constante las policías secretas, no escatima en relatar la crudeza de la violencia de la guerra, de las torturas, del fanatismo.

ADOLF pertenece al genero de Historia-ficción, ambientado en la 2ª Guerra Mundial, que a través de multitud de personajes que van entrelazando sus vidas van tejiendo la trama. Pero a la vez es una estupenda crónica del trascurso de la guerra y , como novedad, permite mostrarnosla desde el punto de vista de los perdedores, los nazis y los japoneses.

Además el autor se atreve a poner a Hitler como uno de los protagonistas, que aparece como un personaje con multiples facetas, mostrando sus debilidades, sus paranoias y locuras con las que arrastra a toda Alemania.

A pesar de ser una novela gráfica cruda en su argumento, no se recrea en el exterminio de los judios, como estamos acostumbrados a ver, aunque el terror del holocausto está presente en toda la obra. También expone sin complejos la teoría de que el episodio de Pearl Harbour fué un cebo estadounidense para meterse en la guerra. Muestra con gran genialidad el caos del hundimiento del 3er Reich. Y nos sorprende con un epílogo con ciertos aires de western en la Palestina de 1983, donde Tezuka da una vuelta de tuerca más a los personajes.

En definitiva. CÓMIC con mayúsculas. Una lectura más que recomendable para el veranito y lo teneis en las bibliotecas.

1 comentario:

eLKaran dijo...

El cómic tiene buena pinta a nivel argumental, pero a mi personalmente el dibujo manga de tezuka me echa un poco para atras, por el estilo infantil.

Me paso lo mismo con buda, me lei el primero y me gusto, pero no me "entraba por los ojos".

Pero vamos, sigue siendo un maestro y un precursor igualmente.