20.3.07

¿Y que tal un poco de memoria histórica? tal día como hoy, hace cuatro años.

"En la madrugada de hoy se agotaba sin resultado el último esfuerzo para que una decisión de Sadam Husein -el abandono del poder y su salida de Irak- evitara las graves consecuencias de las que había advertido la Comunidad Internacional.

El régimen iraquí ha consumado su desafío a la legalidad, ignorando las obligaciones de desarme exigidas por las Naciones Unidas durante doce años, hasta la Resolución 1.441 del Consejo de Seguridad aprobada hace casi cinco meses.

Sadam Husein ha rechazado la última oportunidad.

Con pleno sentido de la responsabilidad, el Gobierno de la nación apoya que la legalidad internacional se restablezca y se cumplan las obligaciones definidas para garantizar la paz y la seguridad.

Reafirmamos nuestra solidaridad y nuestro compromiso en la lucha contra el terrorismo, contra las armas de destrucción masiva y contra aquellos Estados que no respetan las bases mínimas de convivencia internacional

Mantendremos un apoyo firme a la legalidad dirigida a combatir esas amenazas. Son amenazas reales. Afectan a todos; a nosotros, también.

Coincidimos con un amplio grupo de países con los que compartimos la preocupación principal de hacer efectiva la paz y las condiciones de seguridad en las relaciones entre los Estados.

La alternativa a un orden internacional creíble no es otra que la impunidad de aquellos que lo quiebran y de esta quiebra nunca puede esperarse que salga la paz. En esta disyuntiva no hay espacio para ni la neutralidad, ni la indiferencia, ni para la equidistancia.

Hemos asumido nuestras responsabilidades. Había opciones más cómodas, pero no queremos trasladar al futuro los riesgos que debemos afrontar en el presente.

Al hacerlo estamos actuando de acuerdo con la legalidad internacional en su espíritu y en su letra. A la misma conclusión nos conducen poderosos precedentes cuando la Comunidad Internacional, ante el dilema de quedar paralizada o actuar, decidió, y decidió bien, frenar el genocidio y la violación sistemática de los derechos humanos y de los principios de la convivencia entre las naciones.

Apostamos decididamente por los vínculos históricos de unidad y de cooperación que han garantizado la seguridad en Europa, haciendo de nuestro continente, hoy más que nunca, un gran ámbito de paz y libertad.

Hace dos días acudí al Congreso de los Diputados para informar de la participación de España y explicar la modalidad decidida por el Gobierno. Nuestras Fuerzas Armadas inician una misión de apoyo humanitario de carácter conjunto. Es una misión honrosa e importante y a todos los que la van a llevar a cabo quiero expresarles mi respaldo y mi confianza.

Quiero, al mismo tiempo, trasladar a la sociedad española la seguridad de que las acciones militares emprendidas serán congruentes y proporcionadas al objetivo de hacer posible el desarme de Irak en los términos de la Resolución 1.441 del Consejo de Seguridad.

Quiero trasladar también la seguridad de que las capacidades del despliegue militar se utilizarán de modo que puedan reducirse al mínimo los daños y la pérdida de vidas humanas, muy especialmente entre la población civil.

El Gobierno, por su parte, dará la prioridad que exige responder con eficacia y con rapidez a las necesidades de atención humanitaria de los refugiados y desplazados por el conflicto. A esta atención dedicaremos nuestro mayor esfuerzo.

En este momento, cuando el compromiso por la paz y la seguridad adquiere su expresión más grave, quiero afirmar que la última oportunidad perdida lo es sólo para Sadam Hussein y su régimen, no para el pueblo iraquí, su integridad territorial y sus derechos. Bien al contrario, el fin de las oportunidades de Sadam Husein significa el comienzo de las oportunidades para que el pueblo iraquí se reintegre a la Comunidad Internacional, para mantener su unidad y para acceder al producto de sus recursos al objeto de impulsar su propio desarrollo.

Entre las oportunidades que se abren, y no menos importante, es la que permita situar el conflicto palestino en la vía de un acuerdo pacífico y duradero. A ello dedicaremos nuevos esfuerzos y exigiremos que nadie eluda aquellos que le corresponda hacer.

En las últimas semanas hemos debatido de manera exhaustiva y en todos los ámbitos posibles todos los aspectos de esta crisis. No pretendo que nadie renuncie a sus posiciones, pero sí pido a todos que se deje un espacio para la aproximación y el acuerdo de futuro.

España puede y debe asumir una responsabilidad significativa en la recuperación de la vida civil y en la estabilización de Irak después del conflicto. Reafirmamos la relevancia que España atribuye al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en ese proceso que será, sin duda, difícil, pero también esperanzador y lleno de futuro para Irak y para el conjunto de la región. Desde nuestra posición en el Consejo de Seguridad contribuiremos a que así sea mediante la acción multilateral con una legalidad creíble y fortalecida para la causa de la paz.

Antes de concluir esta comunicación, quiero destacar el reconocimiento del Gobierno a la preocupación de los españoles por la situación en Irak y a su profunda atención a los intentos de la Comunidad Internacional para resolver el problema por una vía pacífica. Mantengo y reitero nuestro compromiso de informar a los ciudadanos, al igual que hemos venido haciendo desde el comienzo de la crisis iraquí. El Gobierno comunicará con transparencia y puntualidad la evolución de los acontecimientos a los representantes políticos en el Congreso y también a través de los medios de comunicación, como hago hoy, aquí, esta mañana.

Muchas gracias a todos y buenos días

6 comentarios:

El Bute dijo...

Monstruoso tío. Aún se me ponen los pelillos de la nuca de punta cuando se lee este panfleto nazichurchilliano con la distancia.Me imagino a Josemari con la polla tiesa escribiendo esto mientras se da cuenta de que al fin, por primera vez en su miserable vida, es alguien IMPORTANTE.
Y da miedo que lo único que les ha preocupado a los peperos este fin de semana para que no se hable de los cuatro años de guerra es montar la puta manifestación de Nazarra, que debe entrar ya en la antología del surrealismo mundial.Miles de jubilados gritando porque les han dicho que va a pasar algo que ni se sabe bien qué es, ni a qué se refiere, pero como lo dice la COPE pues habrá que ir...

democrito y cristino dijo...

Yo siempre he pensado que si aznar pasa a los libros de historia va a ser precisamente por esa foto de las azores.

Con el buen pelazo que tiene el hijodeputa y va a pasar a la historia DESPEINAO!!!!!

jajajajajajajajajaja

El Bute dijo...

Me da vergüenza confesarlo pero ya que sacas el tema debo admitirlo:El peluquero de Aznar es de Fernán Núñez, mi pueblo, se llama Pedro Romero y su hermano es el que me cortaba el pelo a mí de pequeño. Hace unos años salió en el Interviu por un asuntillo de compra de terrenos por información privilegiada del mismo entorno de Jose Mari. Ignoro en qué acabo todo aquello pero deberían haberlo frito por el nuevo look del líder demócrata!!

JRMora dijo...

Se equivocó la paloooma ...se equivocaabaaaaaa

dvd- dijo...

pues ya sabes lo que decía por aquí alguno de hacerle al peluquero de la callista del chofer del que te dije!!! si es que van como locos!!!

Gatopardo dijo...

No, si aquí cualquiera puede llegar a Presidente con tal de que no sea negro ni gitano...