5.2.10

El diario Público jugando al despiste

O eso o yo tengo una visión distorsionada de la realidad.
Hoy al entrar en su web me encuentro esto:
He tenido que leer el artículo para caer en la cuenta de que de lo que hablaba era de las muñecas de las manos y de los problemas de tunel carpiano que genera la postura del misionero.
Se lo comento a un compi del curro y me dice que eso es precisamente lo que él había entendido.

No se si será el exceso de sexo con el que me bombardean desde internet, la televisión, los videoclips de la MTV o la asignatura de EPC, pero yo pensaba que hablaban de muñecas... ¡HINCHABLES!

Dios Santo! estaré enfermo?.
Me ha pasado como el dibujo ese de los delfines y la pareja sobándose:
Se supone que los adultos vemos a los amantes mientras que los niños que aún no tienen referencias sexuales ven 7 delfines. ¿veis a los delfines o no?

Aunque ahora caigo que si los de público hubieran querido hablar de lo que yo he pensado al principio, quizá hubieran usado otro tipo de imagen.

4 comentarios:

Mauro dijo...

Yo, sin embargo, lo primero que pensé al verlo es que lo que es malo para las muñecas (entendí como tu amigo a la primera de qué muñecas hablaban) no es el sexo sino follar a lo misionero.

javierre dijo...

Pues eso.
que a veces me asustan los mecanismos de mi cerebro.
Me juntan una imagen de sexo con la palabra muñeca y... pues eso.

Serwan dijo...

Apúntame al club de los enfermos, pobres muñecas hinchables explotadas por gañanes sin escrúpulos.

Visto Desde Atrás dijo...

¡Dale! ¡Dale! ¡Dale!