19.4.07

Si este finde, en el Saló del Comic, se te acerca alguien con cara de buena persona...

...y te ofrece esto:
por delante
por detrás

...No vayas a escupirle a la cara. Formará parte de la subcontrata que Felipe ha contratado, valga la rebombimbum, para promocionar el Álbum de Álvarez Rambo.
No le hagas el feo, cógele el flyer y ya que has hecho el esfuerzo pues te acercas al stan nº 16 de la zona de fanzines y te compras el tebeo. Que solo vamos a llevar los que nos quepan en las mochilas del cole y no van a ser muchos.
Que se van a agotar.... Mira que estamos avisando.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

felicidades mis cretinos, que buen rabo tenems.
dios mio
que pedazo de consejo le daba yo a una azafata del saló que está en el stand....(buscate la vida)
dios mio
mañana voy a comer con ella
a petición mia
ya me ha adelantado que tiene novio
pero que coño hace con un jitano como yo entonces?
que dos ojazos
ummpf
urch
arfgsss
immmpchhh
atumoeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
lo mejor del saló
basta de tebeos
follemos todos coño!
luego leeeremos

cayetanodondestas dijo...

Que va, que va. Si de lo que trata en realidad es de cómo hacerse pajas y cosas así.

La Madre Superiora dijo...

JOOOOER!!, como les afecta la primavera a algunos!!.
Comienza la temporada de celo!!

cayetanodondestas dijo...

Que no, que no... que es un tebeo hecho por y para reprimidos sexuales.
Por cierto, rabo es un reprimido sexual o disfruta plenamente del susodicho? Me parece este un buen debate social digno de telemadrid:
"Tengo una pregunta para usted, señor rabo"
Cuánto cuesta un condón en una máquina expendedora?
Y hablando de céntimos, mi rabo señor rabo es de cinco centímetros, a usted cuánto le mide? O mejor aún, cuánto le pesa?

Infinitos dijo...

A mi me reprimen y me deprimen.

Anónimo dijo...

"es un tebeo hecho por y para reprimidos sexuales."

habla por ti, perdedor.........

Marnofler dijo...

oye anónimo, te ha faltado el "so why don't you kill me?" y así todos podríamos ser tan guays como tú

cayetanodondestas dijo...

A veces, a los anónimos, aunque se oculten se les reconoce por el acento, pero claro, cuando te los cruzas por la calle sin oirles no les puedes saludar.
Es una pena.