21.5.10

Se abre la veda

El Motivo: La filmación de un vídeo en 1978 en que Krahe desclavaba a un Cristo de su cruz y lo metía al horno untado de mantequilla con la intención de comérselo. Lo que ahora llamaríamos una performance.
En 2005 entrevistaron a Krahe en Lo + plus y emitieron el vídeo de fondo a la entrevista, y como por aquel entonces los católicos estaban que lo tiraban, saliendo a la calle cada dos por tres para defender a la familia, y a la religión, y a etc, a una asociación católica le pareció cojonudo denunciar esa emisión por atentar contra su sentir religioso.

Lo fuerte es que el juez le ponga una fianza con la que podría comprarse un piso, o un juez.
Y lo más fuerte aún, es que si la causa prospera, se abre una veda muuuuy peligrosa:

Al menos, Krahe tenía claro hace bastante tiempo cual era la pena que quería pagar:

4 comentarios:

Malapersona dijo...

Coño, Javis, nos hemos cruzado con los post.

Gora Javier Krahe! ¡Abajo la estulticia chupacirios!

Esto de guisar un crucifijo lo hubiera firmado Buñuel. Como el vídeo es del 78, debería aplicarse la doctrina Garzón e inhabilitar a los denunciantes por remover viejas heridas...

Samu dijo...

estos simpáticos jueces

El bute dijo...

Pero a ver que me aclare, Esa ley es retroactiva¿¿¿¿???? Si nos ponemos así que me detengan a mí porque en el 95 me cagué en una alberca llena de santos y el señor de tapón.Pensar que esa mierda de ley llamada de la "libertad religiosa" la ha promovido el PSOE...Ellos han puesto en manos de los fascistas todas las herramientas para que nos jodan a los demás.
Estos jueces apestan, estos banqueros son unos putos criminales, los políticos son unos simples vividores...Hoy me ha llegado un mail proponiendo que todos saquemos nuestra pasta de los bancos al mismo ttiempo.Creo que no es mala idea, va a ser cosa de empezar a jugar en serio con esta basura humana.

El Juan Pérez dijo...

Lo de siempre. Una cosa de la que no sabía ni Dios la ponen en boca de todo el mundo cuatro mojigatos.
A ver si me hacen el favor a mí también de hacerme famoso.